5 Estrategias para la retención del personal

5 Estrategias para la retención de personal en la empresa

Uno de los desafíos de los departamentos de Recursos Humanos es la retención de personal en la empresa. Se trata de un concepto que ha ido ganando protagonismo en los últimos años, aunque últimamente se prefiere hablar más de fidelización del empleado y atracción del talento, ya que el enfoque no consiste en retener, forzar u obligar a las personas a trabajar en un determinado lugar, sino en crear las condiciones para que la empresa se convierta en un lugar deseable y atractivo para los profesionales.

Entender esta idea es vital a la hora de desarrollar estrategias para la retención de personal en la empresa. En este post te vamos a mostrar algunos consejos que puedes tener en cuenta si deseas desarrollar acciones para fidelizar el talento y lograr que tu plantilla tenga un alto grado de compromiso y motivación.

¿Por qué es importante la retención de personal en la empresa?

En los últimos años, se han producido una serie de cambios culturales que han impulsado la necesidad de atraer talento y el abandono laboral. Se trata de una suma de factores que provoca que las empresas en ocasiones tengan dificultades para cubrir puestos de trabajo relevantes, desarrollar planes de sucesión para los profesionales de mayor antigüedad o atraer talento joven que ayude a generar nuevas oportunidades para las empresas.

Las razones de este cambio cultural son muy diversas.

  • Cambio generacional: las nuevas generaciones tienen un enfoque flexible y abierto a la hora de buscar oportunidades laborales. Las personas ya no buscan, por lo general, un empleo para toda la vida, sino opciones laborales que les permitan autorrealizarse y crecer profesionalmente.
  • Salario emocional: el salario ya no es el único factor que las personas tienen en cuenta para permanecer en un puesto de trabajo, sino la suma de los distintos factores que hacen que una empresa sea un lugar agradable para el trabajo: condiciones salariales, conciliación laboral, plan de carrera, formación, ambiente laboral, etc.
  • Globalización: hay más oportunidades que nunca debido a la globalización, por lo que también es más difícil encontrar personas capacitadas que quieran comprometerse con un proyecto determinado. Hoy día es posible trabajar en remoto, por lo que al eliminarse las barreras a la entrada en la búsqueda de empleo, hay una mayor volatilidad en la búsqueda de empleo.
  • Tecnologías y capacitación: las tecnologías hacen que las personas estén obligadas a estar en permanente formación y crecimiento para no quedar atrás. Hoy día se imparten cursos orientados a múltiples materias, desde trabajo en equipo a productividad o gestión del tiempo. Esto implica que las empresas tienen que poner un mayor esfuerzo en la capacitación del personal, ya que es muy difícil encontrar a una persona que cumpla exactamente con el perfil de muchos puestos de trabajo, cuando todo está en permanente transformación.

Estrategias para la retención del personal en la empresa

Las empresas invierten en los empleados con una visión a largo plazo, con la idea de que puedan convertirse en un activo de la organización que les aporte ventajas competitivas. En este sentido, las personas no son fácilmente sustituibles, y es imprescindible saber capitalizar el talento que se ha desarrollado y crecido en la empresa.

Desde esta perspectiva, se pueden llevar a cabo algunas estrategias que pueden ayudar a la retención del personal.

1. Medir y mejorar el ambiente laboral

Para conseguir que los mejores profesionales se queden en la empresa, es necesario construir un ambiente laboral saludable, en el que las personas se sientan satisfechas. Para ello es imprescindible evaluar el estado emocional y grado de satisfacción de las personas con la empresa, una tarea que el departamento de RRHH puede realizar a través de encuestas anónimas y extraer datos interesantes a través de un software de RRHH.

De este modo, se pueden conocer algunos de los principales inconvenientes y tomar medidas de forma anticipada para evitar el abandono laboral.

2. Acompañar al empleado en su proceso de crecimiento

Como antes se apuntaba, los profesionales que son contratados por primera vez en una empresa no reflejan una foto estática en cuanto a habilidades, conocimientos y experiencia. Van evolucionando a lo largo del tiempo.

Desde que una persona empieza su andadura en la empresa, es vital crear un proceso de integración y bienvenida (onboarding), así como desarrollar un plan de carrera que permita al empleado adquirir la formación necesaria para poder cumplir con los principales KPI’s de la empresa, configurados y supevisados a través del cuadro de mando. Desde esta mirada hacia el largo plazo, las personas pueden conocer el trayecto y los objetivos que deben cumplir para lograr determinados incentivos, como subidas salariales, primas o ascensos.

3. Trabajar el inbound recruiting

Las empresas generalmente se enfocan en la búsqueda activa de candidatos, pero no siempre prestan atención al desarrollo de estrategias de inbound recruiting. Esto conlleva que muchas veces, cuando no se ha llevado a cabo un proceso de selección inteligente en el que los intereses de la empresa y de los candidatos esté alineado, en muchas ocasiones se produzca un aumento de la tasa laboral.

Por el contrario, hay empresas que se enfocan en convertirse en un lugar agradable para trabajar, que atraiga el talento de manera orgánica, de manera que no dependa exclusivamente de las campañas de selección de personal. Cuando una empresa es un lugar atractivo y tiene una marca potente en el mercado, son los candidatos quienes se esfuerzan al máximo por trabajar y permanecer en la empresa, ya que están altamente satisfechos con todos los aspectos, desde el salario a las condiciones de trabajo.

Infografía_5 Estrategias para la retención de personal en la empresa

4. Conciliación profesional y familiar 

Muchos profesionales prefieren trabajar en empresas que respeten su tiempo y su espacio, en las que tengan posibilidad de disfrutar de un alto grado de conciliación entre la vida personal y familiar y la vida laboral.

Esto es posible cuando las empresas crean una cultura empresarial que favorece el trabajo híbrido o en remoto, donde las personas no están obligadas a acudir a una oficina todos los días, y se puede realizar un seguimiento de los objetivos a través de herramientas digitales.

5. Plan de incentivos

Por último, no hay nada más que beneficie a un empleado al hecho de que se reconozcan sus méritos y se sienta escuchado y valorado en la empresa. En esta línea, un plan de incentivos que le permita alcanzar determinados beneficios si se mantiene trabajando en la empresa y cumple con los objetivos puede ser de ayuda para retener el talento en la organización.

Desde la Escuela de Negocios de Valladolid queremos animar a los empresarios y emprendedores a entender la dinámica de la fidelización del personal como una de las claves para un liderazgo eficaz en la gestión exitosa de las organizaciones.